CÓDIGO DE INTEGRIDAD




El Código de Integridad se constituye como una herramienta pedagógica que busca cultivar valores que trasciendan a conductas íntegras en los servidores públicos para el cumplimiento de sus funciones, con el ánimo de llevar el servicio a niveles de excelencia, transparencia y del deber ser, como un compromiso hacia sí mismos, a las instituciones públicas que representan y a la comunidad.

Con la entrada en vigencia de la actualización del Modelo Integrado de Planeación y Gestión – MIPG, a través del Decreto 1499 del 2017, y del Decreto 648 del 2017 donde también se actualiza el Sistema Nacional de Control Interno, con miras de mejorar la gestión y el desempeño institucional de las entidades públicas del país, así como de Fortalecer el liderazgo y el talento humano bajo los principios de integridad y legalidad, como motores de la generación de resultados de las entidades públicas, se hace necesario que cada entidad pública adopte el Código de Integridad.

Para ello, el Departamento Administrativo de la Función Pública – DAFP realizo un trabajo participativo con Entidades Públicas del orden nacional para la creación del Código de Integridad del Gobierno Nacional, el cual es un código tipo de conducta único para el sector público colombiano, a través del cual se oriente las actuaciones de las personas dedicadas al servicio público.

Es así como la Contraloría Municipal de Tuluá como entidad pública y órgano de control de orden municipal, adoptó mediante Resolución No. 100-33.017 del 1 de febrero de 2019 el Código de Integridad, con el fin de promover e interiorizar entre sus servidores públicos y colaboradores, valores éticos que conduzcan a promover y generar conductas íntegras, del cumplimiento del deber ser, de calidad en la prestación del servicio y de transparencia, que fortalezcan además la Política Anticorrupción.

CÓDIGO DE INTEGRIDAD